Home » Teoría cíclica » Perfil de un ciclo

Perfil de un ciclo

La forma más sencilla de concebir un ciclo es imaginar una fuerza que impulsa el movimiento de los precios de los activos financieros a subir hasta un techo y luego caer hasta un suelo, acción que se repite de forma regular en el tiempo.

   Eso es lo que me interesa mostrar ahora, la forma idealizada de cualquier ciclo. Por supuesto, cada ciclo posee una duración o período que, aunque puede registrar variaciones al alza o la baja, es constante. Es lo que Hurst llamaba ciclos nominales, esto es, ciclos genuinos, presentes de forma recurrente en la serie temporal de precios y cuya duración media es su propio nombre (de ahí lo de “nominales”), aunque su duración real pueda alargarse o acortarse. Duración que ha de medirse de suelo a suelo. Veamos más de cerca un ejemplo para entender a qué me refiero.

Ciclo idealizado

   En el gráfico aparecen dos rotaciones de un ciclo idealizado, de trazado limpio. Por desgracia, en el mundo real, los ciclos rara vez resultan tan plásticos.

   En cualquier caso, en el gráfico puede verse cómo establecido un suelo, el ciclo coge fuerza y empieza a elevarse hasta llegar a su máxima fortaleza, momento en el que se forma un techo. A continuación, el ciclo se gira en el sentido opuesto y pierde fuerza hasta formar un suelo; a partir de ahí, comienza de nuevo el mismo proceso. A la vista está, por tanto, que la representación gráfica de un ciclo es una curva continua conocida como onda sinusoidal, que es la forma gráfica de representar la función matemática seno.

La importancia de la fase
Todo esto implica que cada ciclo tiene un comienzo, una mitad y un final. El tramo existente entre el comienzo y el techo del ciclo se conoce como fase ascendente; y el tramo entre el techo y el final del ciclo, como fase descendente. Por tanto, cada ciclo pasa por dos fases. La fase de un ciclo es una descripción de dónde estamos en el ciclo. ¿Estamos al principio, mitad o final del ciclo?

   En el siguiente gráfico, he dispuesto una onda sinusoidal que representa un ciclo idealizado de 10 días operativos, cuya evolución en forma de barras he superpuesto a la onda (éste sería un ciclo nominal de 10 días, aunque, por ejemplo, unas veces dure seis días, y otras 13). Además, he incorporado anotaciones sobre los aspectos que acabo de comentar. Debo añadir que en este ejemplo idealizado, el ciclo del techo coincide exactamente con la mitad del ciclo, es decir, con el día quinto del ciclo. El último aspecto que conviene resaltar es que el día en que se forma el mínimo a partir del cual debe darse por comenzado el ciclo, siempre ha de contarse como día cero.

                        Fase 1

   Simplificando, cabe decir que los ciclos pueden desenvolverse de dos formas. Una de ellas se conoce como ciclo trasladado a la izquierda. Esto significa que el techo del ciclo se forma antes de la mitad del ciclo. En el gráfico que muestro a continuación, dado que seguimos con el mismo ejemplo (un ciclo de 10 días), la mitad del ciclo es el quinto día. La formación del techo antes de llegar a la mitad del ciclo implica debilidad y la probabilidad de que en la fase descendente del ciclo se rompan los mínimos marcados por el comienzo del ciclo. Quedaría así:

                             Fase 2

   La otra forma que puede adoptar un ciclo se conoce como ciclo trasladado a la derecha: significa, en este caso, que el techo del ciclo se forma una vez pasada la mitad del ciclo. Esta variante implica fuerza, y muy probablemente la posibilidad de que una vez termine la fase descendente del ciclo (que frecuentemente será suave y corta) y se haga suelo, la fase ascendente de la nueva rotación del ciclo supere los máximos de la rotación anterior.

                             Fase 3

   En este punto, debo recordar que el hecho de que un ciclo se traslade a la izquierda o a la derecha es independiente de que se alargue o se contraiga su duración. Pueden suceder ambas cosas al mismo tiempo o darse una de ellas de forma aislada.

   Ejecutado ya el bosquejo de la teoría, es momento de pasar a la práctica y presentar mi modelo cíclico.


Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos